MESOTERAPIA.

La mesoterapia es una técnica que se emplea en la medicina, que fue descubierta en 1952 por el médico francés Michel Pistor. Consiste en aplicar por vía subcutánea o intradérmica en las zonas afectadas micro dosis de medicamentos de medicina convencional, homeopática, vitaminas, minerales o aminoácidos, con el fin de evitar su absorción y metabolismo a nivel hepático, y aumentar su efectividad local en el sitio de la inyección. El nombre proviene de la capa de la piel en la que se inyectan las sustancias, derivada del mesodermo embrionario, o meso dermis. Esto ofrece dos ventajas principales inmediatas en su administración, una por ser un estímulo local (como en la acupuntura) y el otro es por la acción terapéutica específica de los medicamentos inyectados, para el fin que se están utilizando. Aunque inicialmente se descubrió por la atención de un problema médico (del oído), y se puede utilizar en prácticamente cualquier enfermedad, se maneja con buenos efectos en el tratamiento del dolor, agudo y crónico; por lo que algunos especialistas en medicina deportiva la utilizan para calmar el dolor producido por lesiones deportivas. Actualmente para lo que más se le conoce, es para la atención de condiciones estéticas, como en tratamientos para reducir la celulitis, adiposidades localizadas y arrugas, este último conociéndose como mesolifting. La mesoterapia se utiliza, del mismo modo, para tratar otras afecciones; por ejemplo: mejoría y corrección de cicatrices, acné, psoriasis, vitíligo, pecas, flacidez, estrías, pérdida del cabello, alteración metabólica de la grasa, grasa localizada, celulitis, enfermedades del sistema vascular periférico y úlceras en piernas de diferentes etiologías, principalmente venosa, así como en muchos otros padecimientos.

 

La manera tradicional de aplicar los productos es mediante inyecciones muy finas haciendo unas papulas o ampollitas con la solucion inyectada,  aplicando docenas de estas en cada zona a tratar. El tratamiento promedio dura 30 a 45 minutos y no se requiere  ningun cuidado especial despues, pudiendo realizar sus actividades cotidianas en forma inmediata.

 

2015 © Dr. Luis Fernándo Lira Menéndez Ced. Profesional N° 1548284   |  Monterrey México