EL CUELLO Y LA  PAPADA

La papada o barbilla abultada es una zona generalmente muy fácil de manejar,  la mayor parte de las veces,  es posible retirar la grasa mediante un tratamiento de lipoaspiración o liposucción localizada incluso con anestesia local, con lo que se recupera la forma del cuello cuando la deformidad se debe solo a un excedente de grasa. En otros casos en que se requiere retirar mucho tejido graso que esta por debajo del mentón, es necesario hacer un corte de la piel, para extraer esa grasa y corregir los músculos de la parte anterior del cuello, que en otras veces se ponen flácidos y alargados, dejando un aspecto desagradable como de un pelícano, y eso es posible repararse dejando una  angulación más natural y estética.  Si además está muy flácido el cuello, y la musculatura de la parte anterior de éste deja ver dos bandas musculares aguadas, es factible también corregirlas mediante un abordaje por detrás de la oreja y otro por debajo del mentón, para reparar los músculos flácidos y dejar nuevamente esta zona de una forma más juvenil.

Estas correcciones en el cuello pueden ser realizadas en forma independiente o en conjunto cuando se efectúa una cirugía de rejuvenecimiento facial.

En pacientes que comienzan con estas alteraciones del cuello y/o la papada, es posible efectuar mejorías considerables utilizando cremas reductoras y reafirmantes, así como con la aplicación de Mesoterapia en ciclos de 10 sesiones para ver y mantener los cambios logrados sin necesidad de efectuar ninguna cirugía, incluso la colocación de suturas de sustentación para acomodar los tejidos de una forma más armoniosa sin entrar al quirófano para ello.

2015 © Dr. Luis Fernándo Lira Menéndez Ced. Profesional N° 1548284   |  Monterrey México